Visitar el Tower Bridge de Londres

Si has decidido viajar a Londres en tus próximas vacaciones, conocer el Tower Bridge es imprescindible. A continuación te contamos un poco la historia de este puente tan icónico para los británicos para que al visitarlo puedas apreciarlo en toda su grandeza.

El puente de la Torre de Londres

Sin lugar a dudas el Puente de la Torre de Londres es uno de los iconos de la ciudad, una imagen que ha trascendido el territorio nacional y se ha incrustado en nuestro imaginario colectivo como el símbolo férreo de la nacionalidad inglesa. De hecho, se encuentra en la lista de los diez puentes más famosos del continente europeo.

El Tower Bridge atraviesa el río Támesis a la altura de Southwark, unificando esta parte de la ciudad con St. Katharine's. Se caracteriza por presentarse como una inmensa construcción de piedra maciza con varios arcos gigantescos que le dan un aspecto solemne y firme. Una de sus particularidades es que se trata de un puente levadizo y, si tienes suerte, puedes encontrarlo cerrado; es decir con sus tableros elevados.

Visitar el puente de la Torre de Londres

El armazón de esta torre fue diseñado con acero y se sostiene con dos impresionantes pilares encastrados en el lecho del Támesis. Sobre el acero hay una segunda estructura de granito de Cornualles y sobre ella la piedra de Portland. Todo eso deriva en un alucinante puente que no por nada se ha convertido en uno de los símbolos de esta bellísima ciudad.

Si viajamos a Londres sí o sí tenemos que atravesar este puente para comprobar que esa imagen que tanto nos impactó en las fotografías no tiene nada que ver con lo que aquí encontramos: una construcción que se amalgama perfectamente con el exquisito estilo arquitectónica de esta zona de Londres, comercial y ajetreada pero llena de edificios que datan de varios períodos históricos.

Visitar el puente de la Torre de Londres

Breve historia del Puente de la Torre

El Puente de Londres (sobre el que puedes leer aquí) es el más antiguo de la ciudad; durante mucho tiempo fue el único que existió, pero conforme la ciudad fue creciendo y masificándose se hizo imprescindible levantar otros puentes para poder cruzar el río Támesis por diferentes zonas.

El Puente de la Torre se fundó en el siglo XIX, época en la que esta zona de Londres adquirió una gran popularidad y experimentó un aumento tangible de su población. Esto llevó a las autoridades a llamar a plantear un concurso para que los arquitectos que desearan participar presentaran sus diseños. El escogido fue Horace Jones que planteó la idea de un puente levadizo. Esta idea resultó sumamente atractiva porque no impedía el acceso al puerto y, a la vez, resolvía el problema de circulación que se estaba viviendo en esa zona de la ciudad. Además, al ser levadizo, hacía posible continuar manteniendo el tráfico fluvial como hasta ese momento.

En ocho años fue levantado así el Tower Bridge, que tiene 244 metros de largo que es sostenido por dos torres de 65 metros cada una y que se hallan dispuestas a una distancia de 60 metros. Entre ambas torres se encuentran las dos levas que permiten alzar la estructura hasta alcanzar los 86 grados.

Originalmente el Puente de la Torre d eLondres se elevaba mediante un mecanismo hidráulico pero al día de hoy tiene un sistema que combina energía hidráulica y eléctrica. Si visitas la exposición que hay en el Tower Bridge podrás observar las máquinas de vapor originales y todos los artilugios que hicieron posible el funcionamiento de este inmenso puente durante más de un siglo.

Sin lugar a dudas, pasear por este puente es viajar en el tiempo y deslumbrarse con los increíbles avances que tuvieron lugar en Londres a través de los siglos. ¡No dejes de atravesarlo para sentirte parte de la historia de esta ciudad inolvidable!


Más lugares que visitar en Londres

Aquí tienes algunos de los lugares más interesantes que visitar en Londres.